De cómo me ascendieron a “Teniente”

Por Ignacio Teixidó.

Era un fin de semana me tocaba hacer “Guardia” en la oficina supongo para que nadie se llevará las grapas de la grapadora o lo clips (vaya usted a saber). Era Domingo por la tarde-noche de 1993, me encontraba en la oficina jugando un poco con el ordenador (nuestro Sargento lo sabía, pero nos dejaba jugar mientras fuera después de nuestras obligaciones como soldados), cuando de repente empiezan a llegar mis compañeros de reemplazo totalmente alterados y nerviosos, y me empiezan a decir:

– Teixi (abreviatura de Teixidó, como somos los catalanes siempre ahorrando, jejeje) que acaban de llegar nuestros conejos (1º/93), ya estan en la 1ª sección.

– Hemos pensado que, como a ti no te han visto, podrías bajar con estos galones de Teniente y “darles la Bienvenida”.

Tengo que decir que me lo pensé durante ….. 1 décima de segundo, “trae paca esos galones”, pero sobretodo avisadme si viene algún mando, porque si no me licencian cuando las ranas crien pelos.

Baje acompañado y tapado por los compañeros hasta la puerta de entrada donde estaba el “Cuartelero”, para que los recien llegados no me viera. Allí mismo me colocarón las hombreras de Teniente y me coloqué unas gafas de sol…..

El “Cuartelero” empieza ¡¡¡COOOOMPAÑIIIAAAAA!!!  ¡¡¡TEEEENIEEEEEENTEEEE!!!, yo que empiezo a subir los cuatro peldaños que separan la entrada de la Compañía y me empiezo a dirigir a la 1ª sección, el resto de compañeros de reemplazo (que sabían de lo que iba la historia) empiezan “a sus órdenes mi Teniente” y taconazo por aquí, taconazo por alla.

Cuando entré en la 1ª Sección, allí que me encuentro a mis conejos formados en posición de fimes con las cabezas bien altas delante de las entradas a las camaretas, empiezo a caminar mirandolos uno a uno con las gafas de sol (que al no ser graduadas no veía un pijo) y diciendo JUM JUM JUM, me doy la vuelta y empiezo a decir:

-Soldados, soy el Teniente Teixidó, olvidaos de todo lo que habeis aprendido en el CIR esto es Viella.

….. Silencio…….

– Sólo os diré una cosa, al que pille consumiendo o traficando con drogas me lo fundo y lo envio directamente al Castillo de Figueres…

De un movimiento rápido me acerco a un conejo y le pregunto: “Tú, como te llamas”, me responde “soy el soldado X” …. “llevas drogas?” …..”No mi Teniente”…..”Seguro….¿Dejame ver tu petate? …. en eso que empieza a deshacer el petate y le digo “Porque si llevas, podrías pasarme un poquito a mi y a mis compañeros de reemplazo”….

Ahí, mis compañeros empezaron a soltar unas fuertes carcajadas y también termino mi carrera militar como Teniente.

Qué decir, que al dia siguiente todo el reemplazo de conejos pasaron por la mañana para proceder a rellenar la ficha de afiliación, y a quién se encontraron delante del ordenador…. a servidor.

Una cosa tenía clara, nunca me hicieron ninguna novatada así que, para que hacerlas, tampoco iba con mi manera de ser… y lo que acabo de relatar no lo considero una novatada, sino una manera de pasarnoslo bien.

4 comentarios en “De cómo me ascendieron a “Teniente”

  1. Eso es muy viejo teixi. en el 80 hicimos con nuestros conejos lo mismo .Revista las 00:00 yo con insignias de PM y estrella de alferez, solo había algo q resultaba sospechoso,ES QUE LLEVABA UN GORRO DE PAPEL CON LA ESTRELLA DE ALFEREZ. AJAJAJAJAJA

  2. Ignacio, nosotros ascendimos a coronel a un compañero, mira que hacerte pasar por teniente, puestos a pedir porque no general, ja ja ja jajota.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s