Los mulos…

Un elemento inestimable de la Compañía que nos evitaba una gran cantidad de trabajo y que salvó la vida a más de uno en las empinadas cuestas de nuestros montes cuando, rendido por la fatiga se agarraba a la cola de uno de ellos, fueron los mulos.

Nobles brutos aunque resabiados como zorros, formaban parte del conjunto y soy incapaz de recordar la Unidad sin pensar automáticamente en aquellos animales.

Tuve la suerte de no tener que lidiar con ellos pero, a la hora del pienso, cuando tocaba ir a presenciar la distribución a los animales en la cuadra, era todo un espectáculo cuando los acemileros tenían que depositar la ración en el comedero…

-¡Cuadra afronita…! ! cuadra…! y el animal se movía inquieto ladeándose lo suficiente para que su cuidador pudiera, cuidándose muy mucho de no quedar en la trayectoria de sus patadas, entrar a echarle el pienso.

Recuerdo la hora de embastar a los animales. Cuando los acemileros, después de varios intentos, conseguían colocar la almohadilla y el baste sobre el lomo del mulo, éste se hinchaba como un globo lo que hacía que, una vez iniciada la marcha, la carga quedase suelta con lo que había que frenar la columna para volver a cinchar al animal. Para evitar aquella maniobra del bruto, los acemileros, a la hora de tensar la cincha, le clavaban la rodilla en la barriga y, aprovechando el bufido que aquello provocaba, daban el tirón de apriete con lo que el mulo veía burlada su triquiñuela.

Pero no siempre era necesario aquello; había un compañero, oriundo de la zona y más del campo que las amapolas, que dominaba a aquellas bestias de una manera increíble. Grande como un armario de dos puertas, cuando se aproximaba a la mula más resabiada e indómita de la cuadra, la cogía por la ingle y una oreja y no sé como lo hacía pero aquel salvaje animal, se convertía en inofensivo corderito y, abriéndose de patas, se orinaba de puro miedo.

A aquel “angelito”, compañero del que lamentablemente no recuerdo el nombre, le he visto en más de una ocasión meterse debajo del mulo y, cargándolo sobre la espalda, levantarlo como si de un saco de patatas se tratara.

Recuerdos que me vienen a la mente cada vez que pienso en nuestra entrañable Compañía…

29 comentarios en “Los mulos…

  1. hola compañeros yo fui cabo de cuadras en el 1981 , esos animales me han marcado y el recuerdo de las vivencias y aventuras daria para llenar un libro o un comic como e que estoy realizando, recuerdo la broma de veterenos de cuidado con el embarazo si veis la mula tumbarse llamar al subteniente sea la hora que sea……..o el dia que se escapo por el pueblo un caballo a media noche y el Arevalo tubo que buscarlo por el pueblo ,,jajajaja

  2. Claro que si Sole, los habia de todo los sabores, en la “barrita” que tenia apoyaba el vaso y lo llenaba, que buenos estaban, el de platano estaba muy bien y el de nueces.
    Fue de lo primero que me enseñaron mis “llagas” ademas del platano baloo y otras cosas como bajar las escaleras en los trineos que habian colgados de las paredes, dentro de una taquilla y te recuerdo a tí, si no me equivoco, contando lo de la coz del mulo a Silva y a otro veterano de Pont de Suert, un saludo

  3. Hola a todos,
    No quisiera contradeciros ya que quizas hablamos de cosas distintas pero creo que el orujo era de la vieja de Cassarill i no en Betren, esta señora se dedicaba a hacer licores con frutas, hierbasy raizes.
    si?

    1. ¿Lo veis? ¡Lo de los licorcitos eran en Casarilh! No sé si había algún otro sitio en Betrén donde se vendieran licorcitos, pero en Casarilh, sí, como yo bien dije en su momento. Menos mal que ha venido Solé para corroborarlo, porque empezaba a tener serias dudas sobre mis capacidades cerebrales. Si uno duda de uno mismo también está justificado que dude de todos los demás, así que deduzco que todo ha sido un contubernio que habíais tramado para que yo me volviera majara y quitarme de enmedio y así poder libraros de mí. ¡Pues lo lleváis claro! …. en serio, había un local en Casarilh donde se vendían licorcitos con sabor a frutas. Eran geniales. Incluso creo recordar que el día que estuve allí venía también Santiago González. ¡¡¡Desearía volver!!! ¿Existirá? Ya veremos en septiembre. ¿Pero esta sección no va de mulos? ¡Qué malos eran los mulos! Sobre todo la Marra.

  4. ¡¡¡¡¡Aaaa… siiiii ….!!!!! El famoso Mulo Justiciero, también conocido como Supermulo, defensor de los conejos.

  5. Una noche, estábamos durmiendo tanquilamente, cuando de pronto se oyerón voces por las escaleras. !Falas ! !Falas! !Falas! , me levante y vi a un compañero hechando sangre por la boca, subimos al botiquin , para ver lo que pasaba , resulta que un grupo de veteranos habian cogido un mulo de la cuadra y lo llevaban a las camaretas para putear a los conejos, como es lógico, el mulo que tenia más mili que el palo de la bandera , le pegó una coz en toda la cara,( el mulo estaba errado de las patas ) rompiéndole la nariz y arrancándole los dientes de arriba y de abajo, algunos se lo tragó, Salas era el médico , y como perdia todo el aire sin los dientes , lo llamaba !Falas! !Falas!

    1. Hola Luis, recuerdo muy bien aquello que pasó, esto lo hacían los veteranos muy de vez en cuando. En esta ocasión le tocó la patada a un voluntario (de un pueblo cercano al Valle) del cual no recuerdo su nombre, pero que era bien conocido os imaginareis porqué (nosotros los conejos de esa época). En mi reemplazo tambien le tocó otra coz (esta vez digamos injustamente), a nuestro compañero Silva (Asturiano) (3ª Sección al principio), el cual estaba destinado en cuadras; en este caso no fué tan grande la coz, pero aún así se le quedaron las narices medio colgando.
      Por cierto camacho, no recuerdo si eres llaga mio o de mi reemplazo.

      Un saludo

  6. una pregunta al aire, el de la primera fotografia puede alguien decirme quien es,me suena de mi reemplazo.

  7. Si señor Gabriel, el difunto mulo se llamaba pasadero y estaba atado nada mas entrar a la cuadra a la izd.
    yo pase muchos ratos por esos sitios,entre los arrestos a cortar leña, y que el unico que habia de la Rioja estaba destinado en cuadras. Urbano buen chico, intentare localizarle.
    Que dos doberman habia en el patio donde se guardaba la municion,feroces.
    Nosotros tambien tuvimos Zorro, como veo en alguna foto por ahi.
    Una vez a un conejo, no hacia mas que picarle con el pie, hasta que salio de la caseta y le agarro la bota, no habia forma de que la soltara,que susto

  8. Hola MEDINA, he leído tu comentario sobre lo de echarse los mulos y no se quien tiene más razón, si tú o el compañero FARRÉ, aunque no te ofendas, me parece más lógica la opinión de este último.
    En cuanto al mulo viejo que enterró CRIALES, supongo que sería el que se llamaba Pasadero, el cual por las noches se quedaba durmiendo recostado en la pared y con la cadena tirante del cuello, lo cual parecía que se había quedado muerto.
    He leído MEDINA, que sigues esquiando, yo lo dejé hace tiempo, aunque sigo conservando el equipo, no se si lo retomaré alguna vez, pues no me anima ir solo.

    Un saludo.

  9. Me acuerdo perfectamente de los vehiculos que habia cuando estaba yo.
    Una camonieta de marca Avia 3500 que la conducia uno regordete valenciano.
    El famoso R-4 furgoneta
    Un Land-Rover 88 a gasolina corto
    Un Land-Rover 109 diesel 6 cilindros largo
    y el remolque de la basura
    y Los mulos.
    Unas fiestas enganchamos a un mulo un carro de aquellos que habia de esposicion en la puerta, cuando el mulo se vio con el carro enganchado detras, empezo a correr por todo el cuartel, la que se preparo………
    El que dio permiso para enganchar el carro no fue otro que Urbano blasco
    que estaba en cuadras y es de la Rioja como Yo.

  10. El orujo de Betren estaba muy bueno.
    Habia otro bastante mejor y que tenia un lagarto dentro…Ese estaba exquisito, aunque a algunos les daba un poquito de asco, …es que todavia no habian hecho nada de supervivencia.
    Esto me ha venido al recuerdo porque han hablado del orujo.
    A ver si en septiembre volvemos a probarlo sin miedo a ser arrestados.
    Un saludo.

  11. Je je je, Gonzalo por si te sirve de consuelo, yo tampoco probé el orujo de Betrén, ni me monté en los mulos, ni me subí a un R – 4. En mi época había un SEAT (S iempre E staras A pretando T ornillos) Trans (panda)
    Y la Marra, junto con la trompeta para mi eran las peores.

  12. ¡Corcho con el orujo de Betrén! Ese debe ser el que decía de la Torre … entonces no estuve nunca allí y me lo perdí. Tampoco me monté nunca en ningún mulo ni en ningún caballo, ni en ningún R-4. Voy a tener que repetir la mili porque me parece que la hice mal.

    A mí, la Marra una vez me quiso embestir. Estaba de puesto en el prado de las truchas y alguno la dejó suelta. Menos mal que la ví venir, pero ya la tenía casi encima. Parecía un mihura y tenía cara de asesina. Me salvó el polvorín, que si no …. ¡qué bicho más malo, pero malo, malo, malo …!

  13. Una de las razones para no dejar que se tumbaran, en la cuadra, era por el posible riesgo de asfixiarse con la cadena atada al cuello, y dado que, más que tumbarse, lo que busca el animal es revolverse sobre sus lomos. Estando desatado el mulo, no hay ningún peligro.

  14. Criales, eso es que no camuflaisteis bien el reanult 4, el día que dieron camuflaje teniais guardia ¿no? je je je 🙂 🙂

  15. El mulo viejo que habia en el año 83-84 ,se murio y a que no sabeis a quien le toco enterrarlo, al conejo de criales,sevidor. Lo llevamos en el remolque de la basura,en el lan-rover pequeño,cerca de la entrada para el tunel y a cavar.
    Con la Renaul 4 que habia, nos fuimos una vez hasta betren a casa de la señora que tenia un orujo que aquello era una maravilla y bien barato,
    Paso el Tte franco por la puerta de aquella casa con otros dos o tres ardorines que venian de correr, y nos pusieron 8 dias a cada uno.Que caro nos salieron los orujos.

  16. Estimado Gabriel, las mulas no se pueden tumbar porque el peso que tienen aprisiona los pulmones y pueden llegar a la asfixia, por eso nunca hay que dejar a los animales que se tumben.
    He de deciros que yo no encontré a ningun animal malo, es que estaban escarmentados de tantas manos por las que habian pasado.
    Os puedo decir que en una marcha que se hizo a `Pla de Bataller llevaba a cuatro mulos/as de reata, ningún animal se soliviantó, iban la mar de tranquilos… incluso… cuando no me veian los mandos, yo iba montado en ellas.
    Recuerdo a la mula que, en el verano, llegó del cuartel Lérida 66 y en la primera subida al mirador de Viella la pobre se mareó, perdió el equilibrio y rodó monte abajo. Lo demás os lo podéis imaginar…
    En ese año no se volvió a subir al mirador…

  17. LA MARRA BELLA Y TEMIDA BESTIA, RECUERDO QUE EL DIA DE LA PATRONA LA SOLTABAN EN EL PATIO Y MAS QUE UNA MULA ERA UN TORO COMO TOPABA LA BESTIA ESA

  18. La mula marra, era mala solo cuando se escapaba, una vez con el filete o bocado puesto y el baste era una mula de las buenas. Yo tube la suerte de montarme una vez en ella, en aquellos paseos que nos dábamos en el verano, cuando pedían voluntarios para sacar a los mulos de paseo; solíamos ir al mirador. Lo que nunca nádie me explicó fué porqué cuando se hacían las imaginarias de mulos, nos decían que no había que dejarlos nunca que se tumbaran. Ya se sabe que las caballerías aguantan mucho más de pié que cualquier persona, pero de eso a que no se les dejase de tumbarse nunca, aparte de que fuese para que no se ensuciasen.
    Que alguien me lo aclare.
    Un saludo para todos.

  19. Pachu, una vez coloques la definitiva, acuérdate de dar al final de esa página en el botón de “Actualizar perfil”, quizás sea eso lo que te falla…

  20. La del casco se me fué sin querer, no era esa la que quería poner. Intento poner otro y no hay manera. Gordos dedos tengo para estas cosa, coime.

  21. Siempre hay alguien que “entiende” a esos animalitos…

    Por cierto Pachu, ¿tienes dos avatares…? o es que te quitas el casco de vez en cuando para descansar…

    Un abrazo compañero.

  22. La Marra era la que se llevaba la palma, sobre todo cuando se escapaba. Era como un Mihura. Del todo parecía que tenía un especial entrenamiento para ello. Cuando sucedía en mi época, el encargado de la lidia era Zabaleta, un muchachote vasco alto y delgado, que le tenía pillada la medida. Era acemilero, pero sobre todo buena persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s