Recorte de una revista (1972)

Por Carlos del Campo.

Entre los recuerdos que conservo de la Compañía he encontrado estos recortes que os paso a ofrecer…

No tienen desperdicio…       ¡Va por vosotros…!

¿Qué os ha parecido…?

Impresionante… ¿Verdad…?

Lo dicho…  ¡Va por vosotros…!

18 comentarios en “Recorte de una revista (1972)

  1. Soy Vicente Saiz San Andrés, Cabo 1º. Compañía Escaladores-Esquiadores de Montaña “Urgel nº4” Reemplazo 1º del año 1972 (Campamento San Clemente de Sasebas. Gerona 15 enero-4 de abril). Cuartel Militar de Viella (4 de abril 1972-3 abril 1973).
    Cuando ingresé en el cuartel una semana antes, estando de permiso en mi ciudad Balaguer, había leído en el “Diario de Lérida” y en el periódico “La Mañana” de la capital leridana, que habían ascendido al Capitán DE LA BARRERA a Comandante y que le habían destinado al Cuartel de Berga. El día 4 de abril llegué al Cuartel (ya estaban esperando en la estación de autobuses el autocar de LA OSCENSE que salía de la capital y pasando por Alfarrás, Benabarre, Pont de Suert y Vilaller llegó a eso de las siete de la tarde a Viella. Nos acogió un tiempo muy húmedo, brumoso y nublado que no se veía a dos pasos de distancia. ¡Que diferente del soleado que había dejado en Balaguer!.Un cabo 1º, un cabo y una escuadra de 5 soldados.
    El Cabo 1º nos hizo formar a todos los soldados que nos incorporábamos y nos pidieron el papel que nos dieron en el Campamento y que mostraba el destino, fecha y hora de ingreso.
    Nos tuvieron unas dos horas fen formación allá en la plaza de la parada del autobús. Mientras los soldados de la escuadra traían otros soldados de encontraban por los bares y restaurantes de Viella, pues la hora de ingresar en el Cuartel eran la 21 horas de la noche. Lo primero que nos hicieron fue borrar el color rojo de la Cruz de la hebilla del cinturón: “Aqui, en Viella, esto es de mariquitas” nos espetó el Cabo 1º. Dió una orden con un bozzarrón infernal: Cabo, ¡que lashebillas de estos “conejos” brillen y luzcan como el so! A la orden mi Cabo 1º. (Un salñudo extraño a todos nosotros así como un “ar” con un fortísimo golpe en la pierna derecha de la mano que descendió como un rayo de la parte derecha de la gorra y un par de taconazos imponentes que rezumbaron en la obscuridad del entorno.
    “Hostia puta-pensé- A dónde cojones me han enviado. Ya sabía de la dureza y disciplinas del Cuartel, sobre todo después de que en el Campamento me revelaran el “destino”: Compañia de Escaladores -Esquiadores “Uregl nº 4” de Viella. Incorporación día 4 de abril a las 21 horas.
    Imaginaros cuál fue mi impresió,y, creo que la de todos mis compañeros “novatos” al entrar al patio obscuro como “la boca de un lobo”, formar e ir pasando lista: fulano de tal…presnte; más fuerte, más fuerte nos repetía elñ listero, un cabo 1º. Ala orden mi teniente. Faltan dos o tre o media docena, no recuerdo bien la cantidad. El teniente mandó cerrar la formación y pasamos a los dormitorios, en un ala del cuartel, donde se nos asignó taquilla y litera. Luego a la cantina, pues estaban cenando algunos soldados en el comedor de la misma. El Teniente Angel Pascual Ripa, con botas de militar hasta las rodillas y con un traje “especial” para nosotros, pues nuestros mandos del Campamento no íban así de trajeados, dió la “novedad” al todavía capitán De La Barrera. A las órdenes de Vd. mi capitan: tantos presentes y tantos ausentes. “descase” teniente-le ordenó..
    Así fue mi primer momento en el Cuartel. Luego, más tarde…pasaron los días, las semanas, los meses, las estaciones…
    Sí, pude leer este estupendo y magnífico relato que estaba publicado en la REVISTA EJERCITO, que se nos facilitó para su lectura a cada una de nosotros, creo recordar. Excelente escrito, una gran crónica de cuanto “vió y vivió” y así dejó escrito y constancia el escritor del artículo. Siempre lo he recordado desde entonces, a pesar de que han pasado ya tantos años. (Se olvidó una “cosita”. bajo el lema de la entrada había una zorra atada a una cadena sujeta a un pilón. La pobre zorra descansaba la mayor parte del día exceptuando cuando sonaban los acordes de la banda, las atronadoras voces de los cantos de los soldados, las formaciones de la instrucción o las tablas de gimnasia, o sea que casi nunca descansaba la pobrecilla zorra de ojillos tristes, por cierto.”
    Ahora, hoy, al rememorarlo despues de su lectura en el blog de Carlos del Campo, entonces soldado, después cabo, cabo 1º y al finalizar Sargento. Luego…hasta Coronel. Mi consideración y mi afecto más sincero. Guardo en mi memoria, los recuerdos, que no los sueños, pues éstos no fueron y sí los recuerdos una realidad vivida y sufrida. ¿Qué ha quedado de aquel año?…Allá cada cual con su recuerdo, sus vivencias, sus alegrías, sus desventuras, sus buenos momentos, sus amarguras, sus anhelos, sus deseos, sus amistades, sus anécdotas, sus inquietudes, el honor, el servicio, su obligación, el cumplimientos de las órdenes i normas , el cansancio y la fatiga, el orgullo de haber podido realizar todo aquello…Y para finalizar: ¿valió la pena?. ¡Cada cual con su conciencia! Seguro que sabrá encontrar la razón o tal vez la sinrazón de aquellos tiempos pasados, de aquellos momentos de juventud…
    Un cordial saludo a todos.

  2. Gracias Pedro:
    Pero donde compro habitualmente los libros me han dicho queme lo traen,
    si no fuera asi estaríamos en contacto.
    p.d. me encanto el articulo un Sabado En Vielha

  3. Amigo Ventura: Te participo que, si lo deseas, te puedo renviar “contrareembolo” el ejemplar que pides te reserve Teixidó. El inconveniente es que los gastos de envío para un ejemplar son elevados (algo más de 7 euros (el PVP el libro es de 18 euros), estos gastos, sea cual sea el modo de enviarlo, son elevados cuando se trata de un ejemplar, bajando progresivamente a medida que aumentan los pesos de los paquetes. Un afectuoso saludo.

  4. Amigo Teixidó: consecuente a tu propuesta de encuentro el día 7, te diré que yo voy todos los lunes, mièrcoles y viernes a la Real Hermandad de Veteranos, que está en la Subdelegación de Defensa. Si te va bien, confírmame día y hora. Si tiene que ser el 7, tampoco tendría inconveniente en atender tu deseo. Si no hubiera coincidencia de hora por cualquier caausa, simplemente que llegas antes que yo, se puedes dejar el libro al Sr. Santiveri, que tiene el despacho al fondo a la derecha en la planta baja. Gracias por tus elogios con un fuerte abrazo, Pedro

  5. Viendo el articulo un sábado en vielha, por supuesto que me comprare el libro.
    Si no lo consigo en Alicante seguro que el amigo Ignacio,me echa un cable y en el 3º encuentro me lo entrega.
    Saludos

  6. Querido Carlos: Basándome en la favorable acogida dispensada a mi artículo “UN SÁBADO EN VIELLA”, me permito comunicarte que he editado un libro tirulado “RECUERDOS INTRASCENDENTES DE UN CORONEL…Y OTRAS COSAS” (De San Mauricio a San Roque), cuya presentación pública fue el día 8 de setiembre, constituyendo un gran éxito. Te lo participo por si hay alguien que tenga interés en adquirirlo. Trata del Ejército, diseccionándolo, haciendo resaltar la valía del soldado de reemplazo y la deuda que la patria tiene para con ellos, apuntando la idea de que en toda población que tuvo guarnición militar se les dedique un sencillo monumento o, al menos, una calle o plaza, como existe en Ceuta, Nurcia, Cartagena y Alicante. Precio de venta al público 18 euros más gastos de envío. se puede adquirir en la librería Caselles de Lérida y Chalamanch de Pobla de Segur. Teléfono de contacto con el autor:973 27 25 23

    1. Mi respetado Coronel…, es para mí una gran satisfacción que haya escogido este lugar para hacer difusión de su libro.

      Quiero también informarle de que, a las ciudades que cita con monumento o plaza dedicados a los soldados de reemplazo, puede añadir Viella donde también tenemos ya plaza y monumento en recuerdo de nuestra querida Compañía y sus componentes.

      Aquí queda su llamada y espero que tenga éxito entre los usuarios que por aquí pasamos.

      Un abrazo y a la orden.

      PD. Me he permitido refundir sus dos mensajes en uno, creo que era su intención.

    2. Apreciado D. Pedro

      Después de leer su comentario sobre la publicación del libro, esta mañana, después de una inoportuna llamada telefónica que me ha impedido conciliar de nuevo el sueño (este mes tengo turno de noche). Me he acercado a la libreria Caselles para adquirir un ejemplar. Y desde el mismo momento que lo he tenido en mis manos lo he empezado a leer, incluso me he permitido coger el autobús, concretamente el L2 Paseo de Ronda el de mayor recorrido para llegar a mi casa, para poder disfrutar de su lectura.
      ¡¡No puedo dejar de leerlo!! En cuanto lo termine mi amiga y compañera de trabajo Puerto Taboada me lo ha pedido para su lectura.
      Si por casualidad el próximo día 7 de Octubre tiene pensado acudir a la Subdelegación de Defensa en Lérida, sería para mi un gran honor que lo pudiera autografiar.
      Reciba un fuerte y caluroso abrazo.

  7. Muchas gracias mi Coronel por su visita, es para nosotros un honor…

    Cuando hace , más o menos, treinta y cinco años leí su artículo, me impresionó por la manera en que reflejaba fidelísimamente la realidad que yo estaba viviendo.

    Decidí guardarlo y durante todo este tiempo me sirvió para fortalecer el recuerdo imborrable que mi querida Unidad dejó en mi memoria.

    Cuando decidí abrir este lugar, nunca pude suponer que aquellos sentimientos que la Compañía había despertado en mí, eran patrimonio de todos los que tuvimos la suerte y el orgullo de servir en aquella pequeña pero colosal Unidad y el crecimiento de nuestro lugar y los testimonios que en sus diversas páginas van dejando mis queridos compañeros, demuestran que aquella Unidad y los mandos que en sus diferentes etapas estuvieron al frente, acertaron de lleno en el modo en que debía ser conducida.

    Todos los que por aquí nos movemos añoramos a nuestra Compañía y ese sentimiento de añoranza no es el que pueden tener aquellos que habiendo hecho el Servicio Militar, recuerdan la juventud que tenían cuando lo hicieron. En nuestro caso, es más, mucho más y, leyendo los comentarios que por aquí hemos ido dejando, se puede comprobar.

    Nada más, mi Coronel, le invitamos a que nos siga visitando y si conseguimos crear nuestra Asociación, será para nosotros un honor contar entre nuestros compañeros socios con aquel Comandante, que en una visita a nuestra Compañía, tan magistralmente supo plasmar las virtudes y el espíritu de la Unidad.

    Quedo a sus órdenes y me permito enviarle un fuerte abrazo.

  8. Gracias Carlos por tu gesto de contar con mi artículo titulado “Un sábado en Viella” como punto de encuentro de aquellos que cumplistéis el Servicio Militar Obligatorio en la, por ejemplar, admirada Cía. de EE.EE. de la División “Urgel” nº 4.
    El hecho de iniciar el reverdecer inolvidables tiempos pasados pone de manifiesto que el Ejército dejó una profunda e indeleble huella en las almas nobles de esos EXTRAORDINARIOS SOLDADOS que fuistéis, cumpliendo ejemplamente y soportando y superando la necesaria dureza de la vida militar. Yo, aunque mi primer destino de teniente fue Bossost, no pertenecí a esa Cía. pero si estuve casi dos años en el Lago de San Mauricio, así que de Montaña tengo alguna experiencia.
    A raiz de la publicación del artículo, tuve ocasión de hablar con el Agregado Militar Francés sobre vuestra Compañía y quedé en enviarselo a Madrid, su lugar de residencia, y a vuelta de correo me contestó de la siguiente forma: “”…muy agradecido por tu atención en enviarme la revista “Ciudadela” en la cual viene tu interesante artículo sobre “Un sábado en Viella” que da gana de conocer esta Unidad.””
    Que sigáis en esta magnífica línea, sin abdicar en nada de vuestras convicciones de ciudadanos conscientes e integros devotos del compañerismo. Gracias a todos por vuestros comentarios que me han llenado de satisfacció, emoción y alegría.
    Que Dios os bendiga y os lleve al éxito. Un fuerte abrazo.

  9. Se me pasó esta entrada… sencillamente, genial. Gracias Carlos, gracias Coronel Garcia Zaragoza por esta fiel descrpición que al leerla no puedo hacer otra cosa que imaginarme dentro de la Cía mientras leo el relato. Un taconazo!!

  10. Impresionante; no lo había leido. Nadie que no hubiera estado allí lo puede entender tal y como fué. Pena da que solo queden los recuerdos.

  11. Conozco personalmente al hoy Coronel García Zaragoza al cual admiro, le haré saber que está este escrito suyo en el blog y seguro que le hará mucha ilusión tanto vuestro comentario, como el detalle de haberlo guardado tanto tiempo. Yo lo leí en su momento pero reconozco que si lo tengo no se en donde

  12. Es que lo llevamos grabado dentro y ya nada lo puede borrar…

    Me alegra que hayas disfrutado leyendo el artículo…, la verdad es que consigue hacer un retrato bastante fidedigno de lo que era nuestra Compañía…

    Cuantas burradas se hacen a veces desde un despacho que no conoce nada más que números y frías estadísticas…

    Un abrazo compañero.

  13. Impresionane si, ha descrito perfectamente el sacrificio y el compromiso de los esquiadores de Viella, se lo he dado a mi mujer para que lo lea, y a empezado a haceme preguntas (vamos un interrogatorio), y su conclusión a sido aplastante, ¿Como han podido cerrar un sitio que levanta tanta admiración? y ¿Como es posible que sea tan desconocida esta compañía?

    Gracias Carlos, una vez más me superas la emoción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s